domingo, 22 de enero de 2017
Microdatos | Noticias | Consecuencias del matonaje en el desempeño académico de los estudiantes

Consecuencias del matonaje en el desempeño académico de los estudiantes

Un artículo publicado hoy en El Mercurio alude al estudio “Bullying, identidad y rendimiento Escolar: El caso chileno”, una investigación que involucró a 3.800 estudiantes de la Región Metropolitana y que reveló que los estudiantes involucrados en acciones de acoso escolar ven afectado su rendimiento académico.

Fecha Publicación: 07-11-2016

Fuente: El Mercurio

Entre 50 países, Chile fue el quinto con mayores niveles de bullying o acoso escolar, según la prueba TIMSS 2012, mientras que en la prueba PISA el país se ubica penúltimo en desempeño académico entre los miembros de la OCDE.

Un equipo de investigadores de las facultades de Economía y Negocios de las universidades de Chile y Diego Portales y de la División de Educación del BID decidió averiguar si ambos factores tenían alguna vinculación.

"Si bien conocemos varios determinantes de rendimiento académico, como la condición socioeconómica o la escolaridad de los padres, todavía hay preguntas pendientes para explicar qué hace que algunos niños no rindan tan bien. Uno de estos factores puede ser el bullying ", explica Álvaro Miranda, investigador asociado del Centro de Microdatos de la U. de Chile y coautor del estudio, publicado en la revista International Journal of Educational Development.

"El tema, añade, nos interesa porque individuos con mejor rendimiento tienen más opciones educacionales, y a futuro, mayores expectativas laborales, ingresos y rendimiento laboral".

Los autores -encabezados por Dante Contreras, director e investigador principal del Centro de Estudios de Conflicto y Cohesión Social (COES)- analizaron esta relación en 3.872 alumnos de 8° básico representativos de la población escolar de la Región Metropolitana.

Mientras el 64,4% no había estado involucrado en matonaje en el último año, quienes sí lo habían estado fueron clasificados como víctimas (2,6% de la muestra), intimidadores (4%) o en un tercer rol de víctima-victimario (29%).

El grupo no involucrado en bullying tuvo la menor presencia en el grupo de bajo rendimiento (promedio 4,0 a 4,9) con 8,6% de ellos en ese rango, y superó a todos los demás (35,6%) en el de promedio 6,0 a 7. En tanto, los intimidadores tuvieron la mayor presencia en el grupo de menor rendimiento (22,9%) y los víctima-victimario fueron los menos representados entre los de mejor rendimiento (20,4%). Ser solo víctima, no se correlacionó con el desempeño escolar.

Si bien reconocen que la Ley de Violencia Escolar de 2011 apunta a reducir el matonaje, los autores sugieren que a la luz de estos hallazgos, "futuras investigaciones deberían evaluar su efectividad y considerar otras políticas y programas para reducir el bullying ".
Miranda agrega que "dichas políticas deberían prestar especial atención a los víctima-victimario, considerando que su número es mayor".

El estudio plantea además que al prohibir la selección, la Ley de Inclusión Escolar volverá las aulas más heterogéneas, lo que se ha visto que aumenta la violencia escolar. "Estamos muy de acuerdo con esta ley como opción para eliminar la segregación, pero hay que considerar que puede generar tensiones que se deben trabajar a través de procesos de mediación e integración", dice Miranda.

La antropóloga María Isabel Toledo, académica de la Facultad de Psicología de la U. Diego Portales y especialista en matonaje escolar, destaca que "estudios como este son importantes porque permiten fundamentar políticas públicas e intervenciones de prevención o atención a víctimas".

Sin embargo, añade, "muchas situaciones de violencia escolar tienen que ver con modelos de escuela rígidos, que buscan uniformizar. Por eso, el que la Ley de Inclusión Escolar promueva la heterogeneidad lo valoro como una oportunidad, más que un riesgo. Otros estudios muestran que los mejores aprendizajes se producen en situación

Volver